Consejos Laborales

6 de cada 10 empleadores ha rechazado a un candidato por malas referencias laborales.

6 de cada 10 empleadores ha rechazado a un candidato por malas referencias laborales.

 

A pesar de los avances tecnológicos y las nuevas formas de reclutar talento, las tradicionales cartas de recomendación siguen estando consideradas como una alternativa muy creíble para comprobar nuestras habilidades y experiencias para el puesto que estamos postulando.

La carta de recomendación es una referencia de un antiguo trabajo, cuya finalidad es ofrecer información extra sobre ti que acredite tu experiencia, aptitudes y logros.

Si después de una entrevista te piden una carta de recomendación, es un indicador de que la entrevista ha ido bien y que estás siendo considerado como posible candidato. Sin embargo, expertos señalan que 6 de cada 10 empleadores han rechazado a un candidato por una mala referencia laboral.

Para muchas empresas esto es un requisito, pero sobre todo para puestos que demandan mayor responsabilidad. No tan sólo basta con señalar el nombre del antiguo empleador y la información de contacto (número telefónico y e-mail), sino que además debes explicar el tipo de relación laboral que se mantuvo con esa persona.

Este es un punto que no debes dejar pasar, ya que esta información es clave a la hora de seleccionar a un nuevo colaborador y debes ser sincero. Recuerda que siempre debes tener preparadas tus referencias cuando asistas a una entrevista y nunca incluir esta información en el currículum, ya que no aporta valor en esta etapa, pero sí en los pasos siguientes.

Al proporcionar una referencia, puedes hacerlo de dos formas: llevando una carta de recomendación firmada, o proporcionar los contactos, en caso de que quisieran hablar directamente con tus referencias.

En general, cuando te contactan, suelen preguntar por la siguiente información: tus responsabilidades anteriores, tu desempeño laboral, la duración en la empesa y tus motivos para irte.

Entonces, ¿cuáles son las preguntas que realizarán a tu referencia? A continuación te damos a conocer las preguntas claves que realizarán:

  • ¿Conoce al candidato?
  • ¿Trabajó la referencia para el candidato, o el candidato trabajó para la referencia, o fueron compañeros?
  • ¿Trabajaban juntos a diario, o de vez en cuando?
  • ¿Cuánto tiempo duró en la empresa?
  • Describa el cargo y responsabilidades del candidato.
  • ¿Qué considera que necesita el candidato reforzar o mejorar?
  • ¿Cuál fue el motivo por el que se fue el candidato de la empresa?
  • ¿Podría haberse quedado el candidato si hubiera querido?
  • Del 1 al 10 cómo calificaría al candidato en su desempeño, actitud y compromiso.
  • Si estuviera contratando personal, ¿contrataría al candidato? y si la respuesta es afirmativa, ¿para qué puesto?

La referencia laboral garantiza el desempeño realizado anteriormente. Si estás en busca de tu primer empleo, igualmente puedes señalar a personas con las que hayas mantenido alguna relación de responsabilidad, un voluntariado en el que hayas participado, alguien de tu época escolar, trabajos temporales o de algún deporte que practiques. Aunque no se relacionen con experiencia laboral, aun así se puede evidenciar aptitudes relevantes como la perseverancia, proactividad y responsabilidad. 

Es recomendable que la referencia sea un ex jefe, encargado de recursos humanos, supervisor o socio de la organización. Además, que éstas no sean de trabajos muy antiguos, ya que daría la impresión de que la persona no ha podido generar lazos laborales fuertes en los trabajos posteriores. Lo ideal es que sea lo más actualizado posible.

“Puede ser de gran ayuda avisar a tus referencias sobre el tipo de trabajo al que estás postulando, tus futuras responsabilidades y los requerimientos. También, no debes olvidar enviar una pequeña nota de agradecimiento a aquellas referencias que te ayudaron, hayas sido contratado o no”, señala Margarita Chico, Directora General de Trabajando.com México.

 

Síguenos

Encuestas

¿Durante el año, esperas la llegada del aguinaldo?